EnglishFrenchGermanSpanish

Desde el mes de noviembre del 2016 hay una estrella muy brillante y blanca, destacando hacia el Suroeste durante las primeras horas de la noche. Esa estrella, como muchos de vosotros ya sabréis, es el planeta Venus. Es el planeta más cercano a la Tierra y posee una gruesa capa de nubes blancas que reflejan mucha luz solar al espacio. Por este motivo, Venus es el astro nocturno más brillante después de la Luna.

Se mantendrá observable hasta finales de marzo. Mes en el que Venus se acercará tanto al Sol que resultará imposible su observación durante las primeras horas de la noche.
En estos momentos, Venus, en su movimiento orbital, se está acercando a la Tierra. Por tanto, su tamaño visual es cada vez mayor. Además, su fase (Venus y Mercurio tienen fases muy marcadas como las de la Luna) es un precioso cuarto creciente “venusiano”. La foto que acompaña esta información tiene una ampliación de Venus fotografiado con nuestros telescopios durante estos días. No es un planeta tan espectacular como Saturno o Júpiter pero es muy interesante observar su elevado brillo, su perfecto color blanco y sobre todo, su interesante fase en pleno cuarto creciente.

Para terminar, comentaros que este mes de febrero será perfecto para observar Venus debido a que la altura sobre el horizonte que tendrá este planeta será mayor en febrero que en marzo, proporcionando mayor calidad en la imagen observada a través del telescopio. Cuanto más alto esta un astro, mejor se verá. Si queréis ver al comienzo de la noche uno de los Venus más bonitos de este 2017, el mes de febrero es el ideal. Ah, por cierto, Venus también se puede ver de día durante nuestras sesiones diurnas.

Texto y fotos: Jon Teus (Dtor. Técnico del CAT)