EnglishFrenchGermanSpanish

Lluvia de estrellas fugaces Líridas

21 de abril 2018

 

Todos conocemos la lluvia de estrellas fugaces “Perseidas” por ser una de las más famosas y tener lugar en época estival, cuando es más agradable salir al monte de noche. Pero existen otras lluvias de fugaces al año, una de las más importantes son las “Líridas”. Las Líridas tienen este nombre porque el punto del cual parece que provienen todas las estrellas fugaces de esta lluvia se encuentra en la constelación de la Lira, muy cerca de hecho de su estrella más brillante, Vega. De la misma forma, las Perseidas de agosto se llaman así porque ese punto se encuentra dentro de la constelación de Perseo. Por cierto, ese punto del cual parece que vienen las fugaces se llama radiante, por tanto, podemos decir que el radiante de las Líridas se encuentra en la constelación de la Lira mientras que el radiante de las Perseidas se encuentra en la constelación de Perseo, de ahí sus nombres.

Las lluvias de estrellas fugaces son la consecuencia de que la Tierra atraviesa cada año distintos restos de partículas de polvo que han dejado diferentes cometas. Un cometa es un gran bloque de hielo sucio. Hielo mezclado con tierra, granos de polvo y bolsas de gas, cuando este trozo de hielo se acerca lo suficiente al Sol comienza a derretirse, al hacerlo deja tras de sí un resto de partículas sólidas y gaseosas que conforman lo que llamamos la “cola del cometa”. La Tierra, en su movimiento orbital alrededor del Sol, cruza todos los años estos restos cometarios creando una lluvia de estrellas fugaces. Recordar que una estrella fugaz es algo del tamaño de un grano de arroz entrando en nuestra atmósfera a una velocidad aproximada de unos 170.000 km/h., viene tan rápido que el propio roce con el aire hace que se caliente tanto como para desintegrarse, emitiendo ese destello luminoso tan característico.

Las Líridas no son tan potentes como las Perseidas. La predicción asume que se podrán ver unas 18 fugaces a la hora, sin embargo, su actividad es muy variable. De un año al siguiente puede haber esporádicos picos de actividad como el ocurrido en 1982 que se contabilizaron hasta 90 fugaces por hora e incluso más, según otras fuentes.

Casualmente, la mejor noche para ver esta lluvia será la del sábado 21 de abril. Por este motivo hemos organizado una única actividad especial para esa noche. En esta actividad realizaremos primero nuestra sesiones de planetario y observación en nuestros observatorios. En estas noches de finales de abril tenemos ya a un estupendo Júpiter en el cielo, sus bandas de nubes y sus cuatro lunas más brillantes conforman una imagen que os llama muchísimo la atención. También tendremos una estrella doble preciosa: Castor, una de las cabezas de los gemelos de Géminis. Veremos también cúmulos globulares y la peculiar galaxia de “El remolino” (técnicamente conocida por M51), M51 son dos galaxias atrapadas por sus fuerzas de gravedad. Aunque está algo lejos, M51 es la galaxia del cielo que más claramente nos muestra sus brazos espirales. La observación de las Líridas la realizaremos al final de la actividad para tener una posición más favorable del radiante de esta lluvia de fugaces.

Para terminar, si se pasa frío… no se disfruta. Las noches de abril son frías en Tiedra por lo que os recordamos que traigáis ropa de abrigo e incluso un saco de dormir. Los bancos de nuestro espacio Ágora están reclinados para observar cómodamente la lluvia de estrellas fugaces y la mejor forma de hacerlo sin pasar frío es estar metido dentro de un saco de dormir o bajo mantas. Esta es una lluvia de fugaces solo apta para valientes.

¡¡Os esperamos!!!

DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD 21 de abril

20:00    Recepción

20:15    Charla explicativa

20:30    Sesión de planetario

21:15    Cena

22:30    Observación con telescopios

23:30    Sesión en el ágora para reconocimiento de constelaciones y observación de estrellas fugaces  

00:30    Fin de la actividad

Precio: 40 € persona / Incuida la cena

Más información y reservas:

info@cieloytiedra.com / Tel. 983 038 041 / PLAZAS LIMITADAS

IMPORTANTE: LAS NOCHES SUELEN SER FRÍAS EN TIEDRA. OS ACONSEJAMOS QUE TRAIGÁIS ROPA DE ABRIGO, ALGÚN FORRO POLAR, CALZADO CON CALCETINES Y UNA MANTA O SACO DE DORMIR.